Historia

Historia

Somos una empresa familiar que generación tras generación desde el siglo XVIII, hemos estado involucrados en la producción de Aceite de Oliva Virgen Extra de la más alta calidad. Nos dedicamos por completo en la búsqueda de la excelencia en el proceso de elaboración de nuestros zumos de aceituna, desde el cultivo y cuidado de los olivos hasta la molienda de las aceitunas y la posterior conservación y comercialización de nuestros AOVE de primera calidad.

Nuestro olivar se encuentra en el Valle del Guadalquivir, en la provincia de Jaén (Andalucía, España) donde los olivos crecen en un entorno muy especial rodeados por el Parque Natural de Cazorla y Sierra Mágina, y regados por los 8 kilómetros de río Guadiana Menor que atraviesan nuestra finca.

El palacio

El Palacio del Marqués de Viana, de propiedad familiar, está enclavado en los aledaños de Sierra Mágina, en un pequeño pueblo llamado Garciez.
El edificio es un ejemplo único de la arquitectura rural renacentista española.

Fue construido inicialmente en el siglo XVI y en 1926 tuvo el honor de albergar al rey Alfonso XIII de Borbón, rey de España entre 1902 y 1931, que pasó mucho tiempo en esta región debido a su estrecha relación con el Marqués de Viana.

En 2006, el Palacio Marqués de Viana fue catalogado como Bien de Interés Cultural de España.

El MARQUES DE VIANA

Nuestros aceites de oliva virgen extra toman su nombre del propio palacio, ahora propiedad familiar pero anteriormente posesión del Marqués de Viana. D.José Saavedra, Marqués de Viana, siempre se sintió muy conectado al mundo de los aceites de oliva. Él mismo fue la persona que llevó a cabo las primeras reformas en el sector en términos de «calidad», hablando por primera vez en la historia de lo que ahora conocemos como «aceites de oliva virgen extra».

El Marqués incluso consiguió que el propio Rey de España en aquel tiempo, Alfonso XIII, se involucrara en la materia. Ambas personalidades compartían una gran amistad. Gracias a ello, el Rey acudió a Jaén para la inauguración de la almazara del Marqués, y durmió en el palacio. Como curiosidad, y dada la importancia del acontecimiento, se dotó de calefacción la habitación que ocuparía el Rey durante su estancia en el palacio.

Gracias a esta visita, el Marqués de Viana tuvo la oportunidad de expresar públicamente al Rey su preocupación por la calidad de los aceites de oliva virgen extra que se producían, así como su deseo de elaborar una Ley que regulara el sector.

Finalmente los deseos del Marqués fueron una realidad, con la aprobación de la primera ley de calidad para los AOVE en 1926.

Gracias a D.José Saavedra, Marqués de Viana, por primera vez en la historia, prosperó la iniciativa de respaldar y asegurar la calidad de los AOVE y sus bondades para la salud. Incluso, disponía de su propio laboratorio en el palacio y gracias a su determinación, el aceite de oliva comenzó a tener más y más importancia en el mundo entero. Su molino, inaugurado por el Rey, era el más moderno del mundo en la época (mecanismo desarrollado por el reconocido ingeniero Guillermo Quintanilla, y cuya patente fue más tarde vendida a la industria italiana).

Debido a la importancia de su figura, nos sentimos con el deber y compromiso de homenajear la labor del Marqués de Viana con nuestros aceites de oliva virgen extra de máxima calidad y compartirlo con el mundo entero.